El verano de febrero en Costa Rica es de las mejores fechas para estar fuera del valle central. Tras una larga ruta y un viaje algo ajetreado, había llegado a la playa de Santa Teresa en Cóbano, donde el sol calienta las calles y la arena con sutileza. Al ser las 5, ya estaba todo listo, el novio en la arena y la novia por venir. Una boda detallada e íntima. Los invitados también habían hecho un largo viaje que sin duda alguna valía la pena. 

Una pareja con un amor honesto y transparente, puro. 

Les comparto las fotografías de la boda, una noche llena de detalles, fuego y chispas que la hacían única. 

 

Comment