David y sara se preocuparon por montar una de las bodas mas especiales del año pasado, como soy un adicto al café, estar en una casona del cafetal para la recepción era ya especial. La boda se hizo en la iglesia de Orosí, Cartago, con un ambiente muy ameno e intimo.

Se nta que disfrutaron el día de su boda, y yo feliz de que clientes así se queden como amigos.

Comment