Cuando hay amor, la química sale por si sola, y cuando incluimos una cámara y mis ganas de que todo quede documentado con el mayor sentimentalismo, creo que todo saldrá bien. Y así fue en la boda de Angie y Jason, además del rato tan lindo en casa de Angie con la alegría de las chicas, la boda y la celebración fue hermosa. Llena de detalles, clima que perdonó a todas las nubes y las alejó de nosotros en las montañas de Heredia y niños que se acercaron a la salida de la iglesia a aplaudir el amor. 

Los dejo con el resumen de fotos. 

Abrazos a todos. 

Comment